Para que los primeros pasos se den con confianza y seguridad.  
Presentación  

En nuestro jardín  las familias encontrarán  un espacio de desarrollo y aprendizaje para sus hijos, en un entorno confortable y seguro que privilegia los vínculos afectivos como sostén de todo futuro aprendizaje.

De la mano de un calificado plantel docente, los más pequeños de la familia  iniciarán  sus  vínculos sociales donde aprenderán nuevas formas de relacionarse, de comunicarse  y conocerán a sus primeros “grandes” amigos quienes serán  cómplices de tantas travesuras.

El protagonista de todas las actividades que realizamos es el juego, ya que en esta etapa los niños aprenden jugando, de esta forma es que lograran comprender e interiorizar el mundo que los rodea.

Cuando vemos a  un niño jugar creemos que lo hace para entretenerse, por el contrario, el juego es el camino que utiliza para conocer el mundo que lo rodea y para recoger experiencias. Mientras está jugando ejercita sus capacidades físicas e intelectuales, resuelve  problemas, emplea y canaliza su energía, y, si este juego es realizado con libertad, se verá favorecido su proceso de maduración

La primera infancia es el período de mayor crecimiento del ser humano y constituye la etapa en la cual se  adquiere el  mayor número de experiencias que contribuyen a la estructuración y formación de su personalidad.
Si consideramos entonces que la matriz de una persona se forma en el transcurso de los primeros cinco años de vida resulta imprescindible brindarle al niño el ambiente y la estimulación necesarios para crecer, desarrollarse, madurar, construir conocimientos, afirmar las relaciones afectivas y socializarse.

                                                
Acompañar a las familias en la educación de sus hijos es una hermosa y desafiante tarea que desempeñamos con  la convicción de que nuestro trabajo implica una responsabilidad compartida  para que se traduzca en actuaciones conjuntas y coordinadas.

Actividades